Misioneros
de la Divina Misericordia
OCC


 Una Comunidad Católica Misionera

llamada a la oración, misión y crecimiento

¡Jesús, en Tí confío!

Camino hacia la Pascua - Devocional Cuaresmal 2019

 La Cuaresma es un tiempo precioso para evaluar nuestra vida, nuestros caminos como diría el profeta del Antiguo Testamento. Sin embargo, para evaluar es preciso tener una medida contra la cual nos medimos y que nos permite saber dónde estamos y averiguando esto, poder dar los pasos necesarios para crecer y madurar. 

unidos en oracion

 Gracias por escuchar mis ruegos cuando clamo a Ti con sincera humildad. Hazme dócil y sensible a tus inspiraciones, que pueda vivir para Ti, amarte y abrirme a nuevas experiencias de bendición que la vida me regala.  

habla seÑor que tu siervo escucha

 Hijo, Yo te sano, no te condeno, pero no pienses que te vendrá algo mejor si sigues pecando. Si guardas resentimiento, odio o temor.

gotas de fe y esperanza

 Por supuesto que Dios puede ayudarle y lo hará. No tiene que preocuparse por eso. Su responsabilidad es aferrarse al Padre con todo su corazón, mente, alma y fuerzas, independientemente de lo que suceda. En última instancia, Él proveerá lo que es absolutamente mejor para usted conforme le busca. 

la santa misa

Misa Dominical desde la casa de los Misioneros de la Divina Misericordia en Phoenix, Arizona, USA.

Orando Juntos en Vivo

image1

Oración intercesoria en VIVO.

El Santo Rosario

image2

 Dios mismo escogió a María como la bienaventurada, nosotros la saludamos y veneramos con flores a María 

Devocionales

image3

Diversos devocionales.

oraciones católicas

Liturgia

image4

La Santa Misa

Jesús decidió quedarse vivo en nosotros por medio de la Eucaristía.

image5

Homilias / Sermones

 La Palabra de Dios explicada en términos de inspiración por el Espíritu Santo. 

image6

Adoración a Jesús Sacramentado

Esta sección está siendo planificada, ya pronto estará disponible,

Pedido de Oración o Necesidades

Todos los pedidos los recibe personalmente Mons. José Díaz Rodríguez

Toda oración es presentada a Dios desde el altar de los Misioneros de la Divina Misericordia

"La oración es la fuerza del hombre y la debilidad de Dios". (San Agustín)

Santo del Día

Sea nuestro Socio en Misión

 Su ofrenda de amor permite que continuemos llevando la Palabra de Dios a personas alrededor del mundo. 

Pay with PayPal or a debit/credit card

Contáctenos

Estamos siempre accesibles para servirles

Ofrecemos todos los Sacramentos y ayuda social en Inmigración, Impuestos (Taxes), clases y grupos de apoyo.

Misioneros de la Divina Misericordia

8801 North 43rd Avenue, Phoenix, Arizona 85051, United States

(623) 231-4189 - Oficina (602) 404-1280 - Fax (602) 309-2579 - Padre Obispo José DivinaMisericordiaocc@gmail.com

Oraciones Católicas

La Señal de la Cruz

 En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espiritu Santo. Amen. 

El Padre Nuestro

 Padre nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
y perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en la tentación;
mas líbranos del mal.
Amen. 

El Ave María

 Dios te salve María
llena eres de gracia
el Señor es contigo
bendita eres entre todas la mujeres
y bendito el fruto de tu vientre Jesús
Santa María, madre de Dios
ruega por nosotros
los pecadores
ahora y en la hora de nuestra muerte
Amén. 

Salve Regina

 Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida y dulzura y esperanza nuestra:
Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva;
a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora abogada nuestra,
vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos
y, después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
¡Oh clementísima! ¡oh piadosa! ¡oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros santa Madre de Dios,
Para que seamos dignos de alcanzar las promesas
de nuestro Señor Jesucristo.
Amén. 

Magnificat

 Proclama mi alma la grandeza del Señor,
y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
por el Poderoso ha hecho obras grandes en mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.
Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
como lo había prometido a nuestros padres
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre. 

El Gloria

Gloria al Padre,
y al Hijo,
y al Espíritu Santo.
Como era en el principio,
ahora y siempre, por los siglos de los siglos.
Amén! 

Más Oraciones Pronto